martes, 15 de marzo de 2016

Arrastraba el corazón

Arrastraba su corazón por las ciudades, iba de un rincón al otro del mundo a pecho descubierto, sin equipaje.
Mostraba sin miedo todo lo que iba guardando en esa roja coraza que bombeaba sentimientos sin peaje.
Nadie podía dañarla porque ya no había nada que temer, estaba a salvo, no podría hundirla ni el más salvaje oleaje.
Cabalgaba entre las nubes, suspiraba al alba y enmudecía en la noche, no precisaba trajes.
Luchaba a brazo partido, soñaba eternidades, dibujaba sonrisas al aire y lloraba a escondidas con tanto dopaje.
Arrastraba su corazón por las ciudades que cambiaban, se movían, mudaban su pelaje...
La vida empezó a fallarle, no quedaba tiempo que perder, arrastraba el corazón y mientras ... mientras mutaba el plumaje.

2 comentarios: