sábado, 2 de marzo de 2019

"De casi obligada lectura"



Aquí dejo otra reseña de mi novela...

"El periodista mexicano y sus compañeros intentaban hacer un análisis profundo de la realidad del narcotráfico y el tráfico de armas, lo que les convertía en héroes nacionales....( La espiral del silencio..)

"La espiral del silencio" de la escritora y periodista canaria Mayte Martin; admirable en su manejo de la acción y caracterización de los personajes centrales. La perfecta estructura de su contenido donde el núcleo de su entramado sirve de hilo conductor a través de unos personajes de ficción entremezclados con sujetos reales, coetáneos del contexto histórico actual, para denunciar el asesinato y la descarnada realidad de muchos periodistas y corresponsales en zonas de conflictos que son perseguidos y acosados por aquellos poderes o mafias al fin y al cabo, que ven comprometido su estatus o que sus testimonios son una amenaza para mantener sus privilegios y autoridad en aras de unos pocos...
Según mi criterio me parece una novela de casi obligada lectura, mediante la cual se nos informa y somos conscientes de esta brutal e intolerable realidad, el derecho de todos a estar en posesión de información fidedigna y no tergiversada, con todas las repercusiones negativas que ello conlleva para la libertad e integridad de nuestro colectivo y de sus individuos....

.Foto del perfil de María Hl, La imagen puede contener: María Hl, sonriendo, primer plano 
María HI, es  profesora, escritora en la revista Intropía y copresentadora en Islaazul Radio.

miércoles, 6 de febrero de 2019

Reseña de Cecilia Domínguez


Les dejo la reseña de Cecilia Domínguez Luis, (La Orotava, 1948) es licenciada en Filología Hispánica. Premio Canarias de Literatura 2015 por su larga trayectoria literaria, es autora de más de una veintena de libros. Se prodiga en poemas, pero también se ha dedicado a la narrativa y al cuento infantil, siendo este uno de los objetivos que más la incentivan. Primera mujer en acceder a la presidencia del Ateneo de La Laguna (entre 1999 y 2001), ha sido también una de las primeras escritoras en ingresar en la Academia Canaria de La Lengua, a la que pertenece desde 2011. Nombrada miembro del Instituto de Estudios Canarios en 2013, sus obras han sido traducidas a varios idiomas, como el francés, el rumano y el alemán, y ha participado como ponente en diversos congresos nacionales e internacionales de lengua y literatura, así como en encuentros de poesía, dentro y fuera de las Islas.

La espiral del silencio, frase que da título a la primera novela de Mayte Martín, publicada por Aguere-Idea, es una teoría de la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neuman, según la cual, y tal como se dice en la novela, «los individuos tenemos miedo a expresar nuestra opinión en público y, muchas veces, nos dejamos llevar por lo que dice la mayoría, aunque, en el fondo, pensemos lo contrario».
Con Cecilia Domínguez Luis.

Y es precisamente de ese miedo y la superación del mismo, a través de actos de valor y entrega a la profesión que se ha elegido, de lo que trata esta novela.

En un principio se podría pensar que estamos ante una novela negra o policiaca, pero ¿lo es realmente, o lo es, en su totalidad?

Cierto que tiene muchos de los ingredientes de este género literario: El cruel asesinato de Frida, una periodista de investigación y la aparición de Sandra, amiga de la víctima y detective, que pide a Mauricio, comisario de policía, colaborar en la búsqueda del asesino. Pero también aparece un personaje que va a dar un giro a esta búsqueda: es Nicolás Rusticano, periodista y amigo —más tarde pareja— de Sandra que colaborará para intentar esclarecer los hechos.

Las pistas, aportadas por la propia Frida —protagonista ausente de la historia— llevan a Sandra y a Nico a viajar hasta Argentina, y es a partir de este viaje y lo que encuentran allí sus protagonistas, cuando el lector puede empezar a preguntarse si realmente está ante una policiaca al uso —en la que por supuesto no falta el amor, el sexo, la corrupción política y policial— o ante algo más complejo y que tiene mucho que ver con el periodismo. No es baladí que la autora de esta novela ejerza esta profesión y que su padre, una de las personas a las que dedica el libro, fuese uno de los primeros detectives privados de España.

Detective y periodista se necesitan, no solo para esclarecer los hechos, sino para que el lector tome conciencia de otros problemas que están más allá del asesinato inicial.

Como barcas en la arena de la playa

Me abrazas con palabras y haces desaparecer el miedo y las dudas. Me das la mano cuando ves que voy a caer e incluso deshaces los nudos que crecen en mi cabeza. Rasgas los pensamientos y me sacas del bucle en el que me meto. Caes sobre mí como la lluvia que lava los árboles y limpia las aceras. Alimentas el alma con el laurel que crece sobre tus hombros. Calientas mi frío con el vino de tus besos y el latido fecundo de tu verbo. Eres mi vaso de esperanza y el hilo con el que tejer mis sueños. Heridas las ganas, cerremos la puerta para que los gemidos queden varados en nuestra cama. Callada la espuma de tus olas, me enroco sobre tu pecho y me dejo querer. Resuenan las arpas, violines y redobles de campana. Mi cuerpo queda a tu merced como barcas en la arena de la playa.


viernes, 1 de febrero de 2019

Entre las sábanas



He dejado mi ausencia por toda la casa. Mi aroma se quedó impregnado en la cama y la camiseta olvidada, enredada entre las sábanas. 

Tal vez no lo digas, pero ambos sabemos que ya no soy la que era... ahora soy tu recuerdo en las frías madrugadas. 

Soy ausencia y recuerdo en la punta de tus dedos, en la comisura de tus labios, en el reflejo de tus ojos en el espejo. Soy recuerdo cada vez que hagas ese camino de vuelta. Me sentirás cogida de tu brazo y al caminar crepitaran bajo nuestros pies las hojas en otoño y en invierno. Me sentirás pegada como el sudor del duro calor del verano y la cálida luz de la primavera. 

Soy recuerdo y ausencia pegada centímetro a centímetro a tu piel. 
El eco de mi voz resuena en las paredes, mis huellas están por doquier. Porque fue real, porque soy y seré.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Otra opinión sobre La espiral del silencio

Agustín Gajate, primero a la derecha de la segunda fila.
Lo acabo de terminar de leer y ha sido una magnífica experiencia. Me gusta el mestizaje de géneros que practicas al mezclar narrativa, con crónica, noticias, un diario, cartas, algún matiz viajero y el poema de Gelman, todo ello dentro de un contexto en el que la muerte viene acompañada del arte y donde también se hace presente en algunos momentos la música. El ritmo y la acción son trepidantes, no dan tregua al lector y los acontecimientos a veces se precipitan y otras se esperan con intensidad. Hay mucha pasión en la obra y eso es de agradecer. Con lo único que no me identifico es con la definición de periodista con las tres 'D', aunque cumplo con uno de los requisitos y tengo mis momentos con los otros dos. Será que soy mal periodista. Muchos besos y espero que nos veamos pronto y comentar más cosas que me intrigan sobre la trama.

Agustín Gajate Barahona es compañero periodista y escritor. Siempre me ha acompañado en Santa Cruz de Tenerife cuando he ido a presentar mis libros. En esta ocasión fue en el Círculo de Bellas Artes el pasado día 29 de noviembre, junto a otros tantos amigos y amigas muy queridas.