martes, 15 de diciembre de 2015

Pleamar

Hay sentimientos que a veces se revuelven y como las grandes mareas que se beben la playa, como las olas que baten sobre la avenida y sus escaleras....suben y emergen y te ponen furiosa como esa pleamar que ruge. Hay sentimientos que fluyen como erupciones volcánicas, estallan y llenan todo de lava a su paso. Pero las grandes mareas también bajan, y la lava se solidifica y deja de quemar... todo, todo es cuestión de esperar.

5 comentarios:

  1. Interesante reflexión Mayte. El símil que utilizaste entre la pleamar y la erupción volcánica con los momentos álgidos donde la rabia y la ira nos ciegan fue excelente. Pero como dicen por allí, después de la tormenta viene la calma.

    Espero seguir leyendo tus interesantes comentarios.

    ResponderEliminar